Qualitax, es actualidad.

Para Qualitax estár informado es clave para tomar las decisiones correctas.
Aquí podrá estar al tanto de las últimas novedades de nuestra red de despachos, así como de las noticias relacionadas con nuestro sector.
Qualitax. 14/06/2019

El absentismo laboral bate récord y cuesta a las empresas 7.000 millones

Informe Adecco/ La tasa de absentismo ascendió en 2018 hasta el 5,3%, tres décimas más que en 2017 y el nivel más alto de su historia. Ese índice equivaldría a que 753.000 asalariados no hubieran acudido a su puesto de trabajo en todo el año.

absentismo laboral

El absentismo laboral no solo se ha convertido en un dolor de cabeza crónico para las empresas, sino en un problema que pasa una factura cada vez más abultada a la economía española. En 2018, el coste global del absentismo por incapacidad temporal creció un 10% y se disparó hasta los 85.140 millones de euros, según las conclusiones del octavo informe Adecco sobre este fenómeno, que refleja que la tasa de absentismo en España (sin contar vacaciones, festivos, ni horas perdidas por expedientes temporales de regulación de empleo) marcó nuevas cotas históricas en el 5,3%, tres décimas más que en 2017.

Del impacto total, el coste directo para las empresas ascendió a 6.900 millones de euros, con un efecto por empleado y año de unos 344 euros, mientras que la Seguridad Social y las mutuas tuvieron que hacer frente a un gasto en prestaciones de 7.498 millones.

Sin embargo, el grueso de la factura correspondió al denominado coste de oportunidad, ya que por culpa del absentismo las compañías dejaron de producir bienes y servicios por valor de 70.741 millones de euros.

Una cifra astronómica que, según el informe, se traduce en “graves repercusiones para los propios trabajadores, para la competitividad de nuestras empresas, para la creación de empleo, para nuestro sistema de protección social y para el crecimiento económico”.

Para hacerse una idea de la magnitud del fenómeno, la tasa de absentismo registrada el año pasado, con la pérdida de más de 100 millones de horas de trabajo mensuales, equivaldría a que 753.000 asalariados no hubieran acudido a su puesto de trabajo en todo el año, 52.000 personas más que en 2017. Para encontrar unos niveles de absentismo similares hay que remontarse a 2009, con una tasa del 5,2%, antes de que los efectos de la recesión se dejaran notar con toda su crudeza en el mercado de trabajo.

Y es que el problema del absentismo fluctúa al ritmo que marca el ciclo económico, agudizándose en tiempos de bonanza, cuando el temor a perder el empleo se diluye, y mitigándose en época de vacas flacas, cuando el riesgo de engrosar las filas del paro se convierte en una amenaza más palpable.

Un modelo oneroso

Para Javier Blasco, director del Adecco Group Institute, los datos evidencian que “no conseguimos corregir la tendencia, que además sigue al alza”, a contracorriente de lo que sucede en otros países desarrollados. Con el hándicap añadido de que “nuestro modelo de gestión de las bajas por incapacidad temporal es el más oneroso de nuestro entorno”, asegura. El año pasado, el coste de las prestaciones por incapacidad temporal ascendió a 433,16 euros por trabajador afiliado, un 9,19% más, un gasto que se financia con las cotizaciones por contingencias comunes que aportan los empresarios (el 84%) y en menor medida los trabajadores (el 16% restante).

La tasa de absentismo no es homogénea en los diferentes sectores de actividad. Mientras que la industria ostenta el dudoso honor de liderar el ránking, con un índice del 5,6%, cinco décimas más que el año pasado y un nuevo récord histórico, el sector de construcción se sitúa al otro lado de la balanza, con una tasa del 3,6%. Servicios, quizás el área donde el absentismo está más vinculado al ciclo económico, también supera la media nacional con un 5,4%, tres décimas más que en 2017 e igualmente en niveles récord.

País Vasco, a la cabeza

El informe de Adecco desmonta el tópico de que los ciudadanos del sur son más absentistas que los del norte. De hecho, el documento sitúa al País Vasco, Navarra, Asturias y Castilla y León como las autonomías con mayores índices de absentismo laboral, todas ellas con pérdidas superiores a las 100 horas anuales por asalariado. En el caso del País Vasco, el índice de absentismo asciende al 7,9%, 2,6 puntos porcentuales por encima de la media nacional, mientras que en el de Navarra se sitúa en el 6,9%.

Por contra, Baleares y Andalucía destacan justo por lo contrario: sus trabajadores fueron los que menos se ausentaron de sus puestos, con tasas muy inferiores a la media (2,6% y 3,9%) y la pérdida de 43,6 y 62,1 horas anuales por empleado, respectivamente. Andalucía rompe así el cliché de que sus ciudadanos son los más propensos a zafarse de sus obligaciones laborales.

Aunque el informe no lo menciona, los mayores índices de absentismo coinciden en líneas generales con las comunidades autónomas con menor tasa de paro. En el país País Vasco el desempleo se situó en el 9,6% al cierre de marzo, según la EPA, mientras que en Navarra fue incluso inferior, con una tasa del 8,2%. En Andalucía, el desempleo superó el 21%, muy por encima del promedio nacional, que se situó en el 14,7%. Unos porcentajes que abonan la tesis de que el absentismo es mayor allí donde hay más riqueza y empleo y menor donde el escenario es a la inversa.

Medidas correctoras

El absentismo erosiona la productividad de las empresas y, por extensión, la competitividad de la economía. Javier Blasco, director del Adecco Group Institute, cree necesario adoptar medidas que ayuden a corregir la tendencia alcista. Entre ellas destaca la necesidad de una mayor coordinación administrativa entre los servicios de salud de las comunidades autónomas y la Administración central, una supervisión más estrecha de las bajas médicas para evitar prácticas fraudulentas, como ocurre, por ejemplo, en países como Italia, y una mayor participación de las mutuas en la decisión sobre las altas y las bajas médicas de los trabajadores.

Fuente: Expansión

Nosotros
te llamamos.
Déjanos tu contacto y te llamamos en menos de 24 horas. Contactar

Qualitax es el resultado de la unión del talento de consultores y profesionales de alto nivel formativo, con una acreditada experiencia en el mundo del asesoramiento y de la gestión de pymes. Disponemos de Delegaciones en Pamplona, Tudela, Zaragoza, Barcelona, Madrid y Tenerife, estando inmersos en un proceso de expansión por todo el territorio Nacional.

EQUIPO / SERVICIOS
¿Por qué elegirnos?

Analizamos la problemática de su empresa realizando una Auditoría de Gestión.

> MÁS INFORMACIÓN